Dentro de los adelantos médicos del último tiempo se encuentra la utilización de un robot esclavo para realizar procedimientos quirúrgicos.

Hoy en día hay grandes avances en el área médica, y uno de ellos es la cirugía robótica, tecnología que permite que los procedimientos se hagan a través de un robot que facilita, de manera considerable, el trabajo del cirujano.

La cirugía robótica funciona incorporando una máquina que complementa la labor del médico. Esta herramienta opera de manera muy parecida a la cirugía laparoscópica, permitiendo que el médico pueda operar al paciente haciendo pequeñas incisiones y permite alcanzar espacios difíciles disminuyendo las complicaciones. 

Para el urólogo Óscar Schatloff, quien cuenta con más de cuatro años de experiencia en Israel y Estados Unidos participando hasta la fecha en más de 1.000 cirugías laparoscópicas y robóticas, las ventajas de ésta última es que “cuando la cirugía está hecha por un médico entrenado, con experiencia en el uso del robot el paciente recibe una cirugía más precisa accediendo a ventajas potenciales que son la mejor recuperación de las funciones, por ejemplo sexual y urinaria en caso de cirugía de próstata, recuperación más rápida, menor tiempo de hospitalización y por ende de licencia junto con un mínimo de dolor post operatorio”, recalcó. 

Da Vinci

El robot esclavo utilizado por este tipo de cirugía se llama “Da Vinci”, quien obedece al cirujano aumentando su capacidad para operar. Según Schatloff, “el robot consta de dos partes. Una de ellas es la de los brazos los que son articulados, permitiendo obtener movimientos casi iguales a los de la muñeca humana. Por lo tanto, es como estar con la propia mano dentro del paciente, a diferencia de la cirugía laparoscópica, donde las pinzas se asemejan a unas patas de jaiba que se abren y cierran y no tienen articulación”.

“La otra parte es la consola, donde está el médico sentado manejando los instrumentos, moviendo los brazos del robot a través de un operador.  El cirujano tiene además una visión full HD y en 3 dimensiones, con aumento de 10 veces. El robot no hace ningún movimiento solo, no es autónomo”, aseguró el cirujano 

Diferencias entre la cirugía robótica y laparoscópica

La cirugía robótica llegó para quedarse y la laparoscópica está en declive. Esto se debe, para Schatloff, a que “la segunda es en 2D, viéndose en una pantalla de dos dimensiones. La cirugía robótica es en 3D y su aumento es mejor, siendo full HD. Por otra parte, en los brazos del robot no hay temblor. Si el médico presenta temblores en las manos, el robot compensa eso. Otra diferencia es que en la laparoscópica uno está parado al lado de la cama del enfermo, porque lo que se cansa y fatiga. En todo lo que es sutura y reconstrucción el robot es más beneficioso”, afirmó.